Empezamos nuestro resumen de la semana dándole la bienvenida a las bajadas en el mercado eléctrico, de los precios domésticos, mayoristas y futuros. El precio de la electricidad ha bajado este mes de mayo un 3,9% y, a excepción del mayo de 2016, es el mes de mayo más barato de 2011.

“Esta proyección de precios a futuro vuelve a mostrar unos precios para los meses del verano (junio, julio y agosto) especialmente baratos, como ya lo indicaran en el mes de marzo. El estimado de la factura anual asciende a 764 € bajando 12 € desde la previsión del mes pasado”.

El precio medio anual hasta el 31 de mayo se situaba en 52,71 €/MWh y el estimado para el año completo desciende desde los 56,78 €/MWh del mes pasado hasta los 54,1 €/MWh, es aquí cuando entra en juego el precio de CO2 y la bajada en el precio del gas.

Además, este mes ha coronado a los ciclos combinados como los nuevos reyes del mix eléctrico español que con unos precios de gas tan bajos, nos hace esperar que la producción de los ciclos vaya en aumento durante este verano, siga desplazando el carbón y aumente su participación en el mix.

“El dato de generación de los ciclos es el mayor en el mix desde noviembre de 2017 cuando produjeron más de 4.000 GWh. Para hacernos una idea, ha producido más del doble que toda la energía solar del país. Eso denota que hay una falta de capacidad solar importante en España y que se espera que se instalen muchos GW de fotovoltaica en los próximos años.”

Y sin duda un hecho que permitirá el avance fotovoltaico, es el descubrimiento del porqué de la pérdida de eficiencia de los paneles solares, que gracias a 40 años de investigación en la Universidad de Manchester se ha localizado el problema en un defecto material hasta ahora desconocido que limita y degrada la eficiencia de las células solares de silicio y que suponía uno de los mayores obstáculos para la popularización de los paneles solares.

Una vez descubierto el problema, parece aún más fácil encontrar la solución.

El pasado miércoles 5 de Julio celebramos el día del medio ambiente, y quisimos aprovechar una ocasión tan especial para compartir nuestra huella de carbono, gracias a la energía 100% renovable que suministramos a los más de 32.000 negocios y hogares españoles evitamos en un año la emisión a la atmósfera de algo más de 115.000 toneladas de CO2, para hacernos una idea, “sacamos” de las calles más de 93.000 coches de combustión compensando sus emisiones.

Nuestro cliente medio en España evitó la emisión de algo más de 3,6 toneledas de Co2, el equivalente a lo que emite un coche de gasolina para cubrir la vuelta al mundo por ecuador, unos 40.000km.

Desde nuestros comienzos sabemos que la energía renovable es la energía del futuro, y en un momento clave donde (aunque parezca mentira) aún se debate la transición energética tras alcanzar los mayores niveles históricos de concentración de C02 en la atmósfera.

Otro paso fundamental en nuestra lucha contra el cambio climático es la concienciación sobre la importancia del reciclaje, que se vuelve aún más determinante con los dispositivos electrónicos (por los componentes altamente contaminantes con los que están fabricados), especialmente en un contexto en el que los usuarios de tecnología consideran que las empresas tienen responsabilidad directa para evitar el cambio climático.

«Mientras los ciudadanos intentamos adoptar hábitos de vida más sostenibles en ciudades cada vez más eficientes y responsables con el consumo energético (‘smart cities’), las cifras señalan que nuestras tendencias de consumo de dispositivos electrónicos van al alza«.

La tecnología es importante para conseguir un futuro más sostenible, y sin duda es necesario que las empresas tecnológicas sirvan como instrumento (y ejemplo) para alcanzar una mejora del nivel de calidad ambiental que reduzca el impacto del ser humano en el medio ambiente.

Y si hablamos de tecnologías, las dos novedades que más han gustado esta semana en movilidad eléctrica han sido el nuevo sistema de transporte que circulará por Vitoria a partir de 2020, el bus eléctrico inteligente (BEI) y lo que podría ser la movilidad del futuro, que cada vez se ve como una realidad más cercana, los aviones eléctricos de despegue y aterrizaje vertical (eVTOL).

En el caso de Bus Eléctrico Inteligente (BEI) se trata de una alternativa muy atractiva en movilidad sostenible que cuenta con un sistema de guiado automático y de asistencia al conductor, mejoras en la accesibilidad y tecnología para los usuarios. Los espejos retrovisores, además, serán cámaras y no espejos.

Es una realidad que desde barcos hasta aviones, motos, coches, todo necesita ser electrificado si queremos una mayor eficiencia y reducir drásticamente la contaminación en el sector transporte, la nueva era de los vehículos eléctricos ha favorecido el inicio del período de los vehículos autónomos, la movilidad eléctrica aérea pretende revolucionar nuestro concepto de transporte urbano.

Tras el “boom” en el servicio de viajes compartidos/taxi ahora es el turno de Uber que apuesta fuerte por este nuevo modelo de transporte, con su programa Uber Elevate, estas aeronaves utilizan la tecnología eVTOL y abren un mundo (eléctrico) de posibilidades y oportunidades para los helipuertos auxiliares en las ciudades del futuro.