¿Qué es un PPA?

9 julio, 2018 - 9 minutes read

Hoy en día es muy corriente en la “jerga energética” escuchar el término “PPA” puesto que prácticamente todos los portales web dedicados al sector energético hacen referencia a esta expresión asiduamente.

Cuando hablamos de un PPA, definido por sus propias siglas en inglés (Power Purchase Agreement) hacemos alusión a un contrato entre un generador y un comprador para vender/comprar energía a un precio prefijado para un horizonte temporal determinado.

Recordamos que un productor de energía tiene varias opciones para vender su energía: cerrar un contrato bilateral con una contraparte (PPA), vender directamente en el mercado mayorista (pool) o constituirse como representante (comercializadora). Cada una de las citadas alternativas tiene ventajas e inconvenientes y la primera opción cada vez toma más fuerza en nuestro país.

 

Tipos PPA

En función del modo de entrega de la energía podemos hablar de:

  • PPA Físico: existe una entrega física de energía. Una instalación renovable está conectada a través de unos cables a un consumidor (comprador) sin pasar por la red eléctrica.
    Es importante destacar que lo que define originariamente al PPA es la entrega física de energía mediante la instalación de líneas directas que no forman parte de la infraestructura de distribución de la red eléctrica (están al margen de los peajes de distribución y acceso). En caso de que exista un punto de conexión a la red, se deberá de pagar un peaje, el impopular “impuesto al sol”. La autosuficiencia total es la única salida para los que no quieren pagar por el autoconsumo, una alternativa bastante complicada. (El impuesto al sol será estudiado más profundamente próximamente).
  • PPA Financiero: se trata de un contrato en el que un comprador se hace con los derechos de la energía eléctrica generada a un precio generalmente más beneficioso que los existentes en el mercado mayorista y utilizando la propia red eléctrica para ese intercambio (existe conexión a la red general de transporte y distribución).
    En España se están negociando principalmente PPAs financieros puesto que son más flexibles en su estructura. El hecho de que se vean reflejados en un contrato de cobertura del precio de la energía a largo plazo en el que se ajustan diferencias entre productor y consumidor en precio o cantidad de energía los hacen más atractivos para las comercializadoras.

 

¿Qué implica firmar un PPA para una comercializadora?

  • Estabilidad y previsión en los costes durante un largo plazo (normalmente los PPAs se firman para un período mínimo de 10 años) con la posibilidad de conseguir un precio competitivo por debajo de las condiciones actuales del mercado. Hoy en día, no podemos hacer coberturas financieras a más de 3 o 4 años, que son los productos que cotizan en OMIP. El precio a futuros para el año 2020, 2021 y 2022 es de 48.25, 47.90 y 47.90 (€/MWh) respectivamente por lo que a priori firmar un PPA por debajo de dichos precios puede ser ventajoso. En lo que llevamos de 2018 el precio medio de OMIE es de 49,49€/MWh.
  • Garantizar que el origen de su energía es 100% renovable, al incluir la transmisión de las Garantías de Origen expedidas por la CNMC en el contrato bilateral.

 

¿Qué implica firmar un PPA para un generador?

  • Seguridad en los ingresos: un flujo seguro de ingresos es una pieza clave para la posibilidad de financiación del proyecto. Para una entidad financiera es atractivo un proyecto de renovables con un precio estable y a largo plazo. El mercado eléctrico es muy volátil y los productores necesitan cierta seguridad de precios para conseguir que la banca les financien los proyectos.

 

PPA Financiero

Me centraré un poco más en el PPA Financiero: realmente el mecanismo de funcionamiento es el mismo que un “swap”, un producto financiero derivado, en la que ambas partes (generador y comercializadora) se ponen de acuerdo para intercambiar sus beneficios, de tal manera que el importe a liquidar es igual a la diferencia de los precios con el mercado mayorista.

Se acuerda un precio en el “contrato PPA” y en función de lo que marque el mercado diario el generador deberá abonar un pago a la comercializadora o a la inversa, dependiendo si el precio del mercado diario está por encima o por debajo del precio pactado a futuros. Hablamos de liquidaciones por diferencias que expongo en un ejemplo para que se observe más claramente:

La comercializadora firma un PPA con un generador por un periodo de 10 años a un precio de 40€/MWh y para un volumen de energía acordado de 5 MWh . Recordamos que el mercado mayorista está gestionado en España por OMIE y se articula a través de una sesión diaria y seis intradiarias. La sesión diaria permite la oferta para las 24 horas del día siguiente al de su cierre (a las 12:00h).

Las liquidaciones se ajustan mensualmente. Nos podemos encontrar con tres situaciones que se produzcan en el mes 1:

a) El precio de compra medio de OMIE se fija a 58€/MWh (en junio de 2018 el precio medio ha sido de 58.46€/MWh) : en ese caso el generador deberá abonar a la comercializadora 18€ por cada MWh que la comercializadora haya comprado en el pool.
5MWh * 24 horas * 30 días x (58€ – 40€) = 64.800€

b) El precio de compra medio de OMIE se fija a 40€/MWh: ni la comercializadora ni el generador tienen que liquidar importe alguno.

c) El precio de compra medio de OMIE se fija a 38€/MWh: la comercializadora deberá abonar al generador 2€ por cada MWh adquirido en el pool.
5MWh * 24 horas * 30 días x (38€ – 40€) = -7.200€

 

En caso de que el precio medio de compra para el año 1 sea de 58€/MWh el ahorro que la comercializadora obtiene asciende a 788.400€.  La comercializadora siempre obtendrá ahorro en caso de que el precio medio de compra supere los 40€/MWh. Si el precio de compra medio para un mes es inferior a los 40€/MWh no ahorraría para ese periodo determinado de tiempo, si bien, dichas “pérdidas” podrían verse compensadas o  atenuadas con el ahorro obtenido previamente en aquellos meses en los que el precio medio de compra supera los 40€/MWh.

 

Como podemos observar, el PPA tiene un funcionamiento de cobertura para ambas partes de manera que el precio tanto de venta como de compra será de 40€/MWh para la cantidad de energía acordada.