Sin categoría

La ‘segunda Nochevieja del covid’, la de menor consumo eléctrico de los últimos años

Como es habitual en estas fechas, hemos llevado a cabo nuestro estudio anual de consumo en dos días clave para las fiestas navideñas (Nochebuena y Nochevieja), y según las cifras de Red Eléctrica Española, la demanda de electricidad en el sistema peninsular fue en general la más baja de las últimas navidades, al menos desde la del 2010, manteniéndose en torno al 10% por debajo de la media de los últimos días del año del 2010 al 2020, ambas incluidas. Es sencillo si tenemos en cuenta el buen tiempo que se disfrutó en los días cercanos a Nochevieja (con récords de máximas alcanzados en comunidades como Andalucía), el ahorro de los hogares ante el alto precio en el mercado mayorista de la energía en los últimos meses y, más que previsiblemente, por otros efectos causados por las restricciones o decisiones que se tomaron en los hogares por la pandemia actual.

Así, y respecto a la Nochevieja 2021, habría que retroceder a la cálida Nochevieja del 2015 para encontrar un año con unas cifras de consumo eléctrico tan bajas en esta velada festiva, que aun así, como hemos resaltado anteriormente, fueron superiores a las registradas por REE en cinco momentos de la jornada que sirven para comparar la evolución el comportamiento y cambio de hábito de las familias y la población en general: el pico de la jornada de demanda, de 28.020 MW en toda la red peninsular a las 19:32 horas del 31 de diciembre, frente a una media de 31.505 MW desde el 2010 al 2021; pasando por las 22:00 horas con 25.059 MW, unos 2.300 MW menos de la media;  la medianoche, con 21.492 MW de demanda y 2,843MW menos de la media; las 2:00 de la madrugada, con 20.219 MW y 2.174 MW menos que los normal, y 18.002 MW registrados a las 4:00 horas, 1.681 MW por debajo de la media entre el 2010 y el 2021.

Sin embargo, nos ha llamado la atención que no hubo tanta diferencia entre el transcurrir de la noche antes y después de las doce uvas respecto a las nocheviejas de la década anterior a la pandemia, como sí ocurrió en el 2020, en aquella ‘primera Nochevieja del covid’ donde se reflejaba cómo el mayoritario consumo en el hogar, al estar restringido el ocio nocturno, cambió los hábitos y la pauta de la demanda eléctrica notablemente esa noche.

 

 

En esta última ocasión, volvimos a observar la típica curva en descenso del consumo de todas las nocheviejas de los últimos diez años, con una bajada de la demanda desde un pico en torno a las 19:30-20:00 horas que, aproximadamente, coincide con la media al registrarse desde el máximo de la jornada hasta las 22:00 horas un descenso del 10,6% (la media está en 13,2%), una bajada del 23,3% para la hora de tomar las uvas (22,6% de media), otra respecto al pico de la jornada anterior del 27,9% sobre las 2:00 horas de la madrugada (media de 29%), y un descenso respecto al máximo diario del 35,7% a las 4:00 horas, cuando la media de la última década está en 37,5%.

Los datos de la Nochevieja del 2021 contrastan también con la curva eléctrica del mismo día del pasado año, en plena tercera ola de la pandemia, donde se constató que hubo más fiestas en hogares, y que, además, empezaron antes que otros años, pero en la que los españoles acabaron  marchándose a la cama notablemente más temprano que en ninguna Nochevieja desde el 2010. No había tantas ganas (ni ocasiones) de fiesta. Como se ha dicho, no fue éste el caso de la Nochevieja vivida este año, muy ahorradora pero igual de larga e intensamente disfrutada como en las navidades ‘prepandemia’.

También se ahorró en Nochebuena

Por otra parte, también hemos obtenido dos claras conclusiones acerca de la demanda peninsular de electricidad en la Nochebuena de 2021: que el ahorro marcó las principales horas del día, al ser junto al cálido 2019 el año en el que menos MW demandaron los consumidores y a buen seguro por el alto coste de la electricidad en el mercado mayorista energético; mientras que el perfil de la celebración volvió a cierta ‘normalidad’, tras una apagada Nochebuena del 2020, en donde la fiesta en los domicilios pareció desplomarse de golpe a medianoche.

Así se reflejó en la curva de demanda de energía en la jornada de la pasada Nochebuena, tanto respecto a la misma fecha del año pasado como en relación a la última década y a la media de los cinco años antes de la pandemia. Al respecto, a las cinco nochebuenas anterior al covid (2015-2019) la media a las 22:00 horas estuvo en 25.078 MW en el sistema peninsular, con 22.860 MW a medianoche y 21.456 MW a las 1:30 horas. Sin embargo, la demanda de la Nochebuena del 2021 fue sensiblemente inferior a esa media, con un 4,3% menos de consumo a las 22:00, el 7,2% a medianoche y otro 4,9% a una hora más trasnochadora, la referida 1:30 horas.

De hecho, las cifras son casi las más bajas de las diez últimas nochebuenas, solo muy ligeramente por encima de las del 2019, donde se registró una de las navidades más cálidas de las últimas décadas.

Más aún, el día de Nochebuena del 2021 fue de los pocos de las diez últimas navidades en donde el pico diario de consumo no se produjo por la noche, sino por la mañana, concretamente, a las 11:35 horas (con 28.423 MW), un situación solo comparable a los años 2013 y 2014.

Papá Noel volvió a pasar tarde

Otra de las características de la Nochebuena 2021 que demostró la curva de demanda de electricidad fue el regreso hacia cierta ‘normalidad’ en los tiempos de celebración de esta fiesta eminentemente familiar y en casa, con un progresivo descenso de la demanda eléctrica del 10,7% entre las 22:00 y medianoche, y otra del 4,8% entre las 0:00 horas y la 1:30 de la madrugada (la media está en un 6,15% en este tramo horario), en todo caso muy lejos de la ‘extraña’ Nochebuena del año 2020 en donde a medianoche se desplomó el consumo un 9,9% indicando que la ‘fiesta’ fue notablemente más corta que en cualquier año.