ContratosModificaciones contratos

Coste y procedimiento cambio de potencia.

Se trata de una medida de ahorro. El  cambio de potencia, si es para bajar, debe tener coste cero, pero la distribuidora cobrará los 9 € + IVA (aprox.) en concepto de adaptaciones técnicas. Si lo que queremos es subir la potencia, y nuestro boletín eléctrico indica que la instalación soporta la potencia que queremos contratar, deberemos pagarle a la distribuidora los derechos de extensión, que serán de 17,37 € + IVA por kW solicitado, más los derechos de enganche, de 19,70 € por cada kW solicitado. Si se da el caso, poco habitual, de que previamente hayas tenido una potencia igual o más alta que a la que quieres subir y no han pasado más de tres años, tan sólo pagarás los 9 € + IVA (aprox.), ya que se mantendrán los derechos de extensión.

Si nuestra instalación no soporta la potencia que queremos contratar, debemos realizar un nuevo boletín eléctrico contratando a un electricista acreditado.

Además, desde la subida del pasado mes de agosto, ya no sólo debemos pensar en ahorro en términos de consumo pues el Gobierno aumentó los costes fijos, lo que se conoce como potencia y que incluye los peajes a la distribución, el transporte y las primas a las renovables, en más de un 65% para reducir el déficit tarifario.

Esta subida, que supone la mitad del importe de nuestro recibo (la otra mitad es el consumo), nos obliga a ajustar al máximo nuestras necesidades de potencia contratada. Antes de este cambio, podíamos ahorrar 28 euros por cada kilowatio menos. Ahora, cada kilowatio que se reduzca, conllevará una bajada de la factura de unos 40 euros lo que puede traducirse en un ahorro de hasta 300 euros anuales.

Por cada kw de potencia que se reduzca se ahorra 35,6 euros al año. Según estudios, se puede reducir unos 2 kw el término de potencia en casa, lo que supone un ahorro de unos 80 euros al año. Y en los hogares en los que se pueda rebajar el término de potencia a menos de 3 kw, se podrán acoger al Bono Social.